Eddy Kaufman

Mensaje de Eddy Kaufman, Responsable de Amnistía Internacional en el año 1976

Tengo muchos deseos de compartir con Uds. este mensaje.

Ojala estuviera en Montevideo, pero en estos momentos estoy a muy larga distancia, mandándoles este mensaje desde San Salvador.

Con gran deseos de comunicar esta solidaridad con aquellos uruguayos que tienen la memoria fuerte de aquellos años heroicos donde los congresistas y los senadores democráticos han luchado con todo corazón contra la dictadura militar.

Tuve la oportunidad de cartearme con Zelmar y de conocer a Gutiérrez Ruiz personalmente, cuando trabajé un año sabático en Amnistía Internacional en Londres.

Mi deseo era que pudieran venir, sobre todo Zelmar un elocuente orador que yo había conocido a larga distancia.

Mi deseo era que vinieran a dar testimonio en el Congreso de Estados Unidos sobre la violación de derechos humanos en Uruguay.

Lamentablemente el embajador de ese país en Buenos Aires no pudo otorgarles el visado necesario.

Yo seguía en esos trámites, tratando también de enganchar en esa posibilidad a nuestro querido y recordado Wilson Ferreira Aldunate.

Fue con gran sorpresa y preocupación que llegó la noticia de la captura de Zelmar y de Héctor Gutiérrez Ruiz.

Y hemos hecho desde Amnistía lo que pudimos y lo que no pudimos. Lamentablemente el Departamento de Estado no estuvo a la altura de las circunstancias, para impedir ese horrible asesinato que todos recordamos hoy en la memoria.

Uds. saben la historia también y en los pocos minutos que me han dado para poder compartir con Uds. no creo que sea necesario entrar en más detalles.

Solo sepan Uds. que ese episodio ha marcado para mi personalmente y para muchos demócratas en el mundo, la convicción de que el liderazgo político del pueblo uruguayo en esos momentos ha dado su vida por un ideal que hoy, finalmente vuelve a cumplirse plenamente.

Ojala pueda encontrarlos y abrazarlos en la próximas semanas o meses en vuestro precioso país, el Uruguay.

Un cordial saludo, Eddy Kaufman se despide