En el predio de la ex Quinta de Santos, donde está el Museo de la Memoria (MUME) se realizó la remodelación de parte del edificio histórico.

En el extremo noroeste del predio, con frente hacia la calle Coronel Raíz, se encuentran las viviendas de los caseros, actualmente recuperadas con la instalación del Centro Zelmar Michelini (CZM), la construcción data de 1878.

El  parque presenta recorridos que nos ponen en contacto con las plantas usadas en la jardinería del novecientos, cuya base es el paisaje francés, donde destacan los trabajos de Eduard André, que inspiraron El Prado. Usa caminos curvos que producen la sensación de internarse en el parque, con acceso directo al camino central que es recto. Todos los caminos suben hacia la casa y la destacan.

El acervo vegetal se integra de 84 especies traídas de diversos lugares del mundo. Por lo que significa en su conjunto, la casa quinta de Santos es el más completo ejemplo de su tipo que se ha conservado.

En marzo de 2011, comenzaron las obras de refacción de la sede, con el apoyo del Ministerio de Transporte y Obras Publicas (MTOP) que no solo valorizaron ese edificio histórico, sino que lo recuperaron para un uso social y cultural.

El 16 de abril de 2012 el Centro Zelmar Michelini fue inaugurado. 

Datos Históricos:

Máximo Santos fue dictador entre 1882 y 1886, durante el período llamado militarismo. Fue famoso por su estilo fastuoso, y lo deja de manifiesto en su residencia, el Palacio Santos, y esta casa quinta de veraneo y espacio de ocio. Santos fue carrero, comisario, militar, destacando en la guerra civil contra Timoteo Aparicio. Fue Jefe Político en Minas, y luego ministro de Guerra de Francisco Vidal. Lo caracterizó el autoritarismo, el desconocimiento de libertades y leyes, y la represión contra los caudillos locales con el abuso de la fuerza militar. El atentado del teniente Ortiz (un tiro de pistola en la cara) desencadena su retiro de la política.

 

ozio_gallery_jgallery