En el libro Ni muerte ni derrota de César Di Candia sus compañeros recuerdan sobre Hechos:

 

Héctor Rodríguez

En el ´65, Zelmar me ofreció la dirección de la página sindical de un diario que pensaba editar. Dejé mi empleo en la industria textil y me fui a trabajar con el como periodista. En Hechos, mi relación con el era casi diaria porque permanentemente cambiábamos ideas acerca del trabajo que me había confiado, que era muy delicado. Habría que mirar ahora con más de veinte años de perspectiva, pero creo que hicimos un diario que asustó a la competencia. Y eso fue lo que incidió para que una empresa económicamente fundida pero de buen tiraje como Hechos fuera comprada por otra próspera y seriamente consolidada. Fuimos a dar a Seusa que editaba La Mañana y El Diario, Zelmar como redactor de política internacional y yo como cronista.

Danilo Arbilla

He dejado de ver periodistas del nivel del diario de Michelini. Desde César Di Candia el redactor responsable y director periodístico que corregía y daba el visto bueno a todo lo que salía, pasando por Luis Horacio Vignolo, Alberto Carbone, un anarco que siempre tenía información de todo lo que ocurría, Fernando Ainsa y Gabriel Saad, dos intelectuales actualmente en Paris, el Flaco Chifflet, Iván Kmaid, Frankllin Morales, Federico Ferber, Gley Eyherabide, Jorge Bazzani, William Puente, Héctor Rodríguez, Agustín Rodríguez Larreta el cronista de carreras que un día acertó los pronósticos de las ocho carreras de Maroñas... Y en medio del grupo, sentándose con unos y con otros compartiendo todas las preocupaciones, el Flaco Zelmar.