El homenaje, en razón de los treinta años de su asesinato en Argentina en 1976, junto a Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y William Whitelaw, fue convocado por la Comisión de Homenajes a Zelmar Michelini.

Entre los presentes estaban algunos de sus hijos y su esposa Elisa Delle Piane

También concurrieron el embajador argentino en Uruguay, Hernán Patiño Mayer, y Carlos “Chacho” Alvarez; los ministros Lepra, Bonomi y Mariano Arana.

Los senadores Alberto Couriel y Lucía Topolansky; representantes de la lucha por los derechos humanos como Estela Reyes, y Luisa Cuestas representante de Madres y Familiares de Detenidos-Desaparecidos.

Políticos de varios sectores del Frente Amplio y representantes del Partido Nacional, como el senador y presidente del Directorio del Partido Nacional, Jorge Larrañaga.

La lista de oradores estuvo encabezada por Mario Benedetti, que leyó el poema que escribiera en ocasión del asesinato.

Luego tomó la palabra Omar Gandolfo, presidente de la Comisión de Homenajes, quien recordó algunas anécdotas y rescató las virtudes morales de Michelini.

En tal sentido expresó: “…ojalá que siempre surjan pensamientos y acciones como las de Zelmar, para que la construcción de un país con más igualdad, como él soñó, sea posible… Viva Zelmar, mártir de la democracia”.

El periodista y escritor César di Candia compartió con los presentes una nota publicada en el semanario Búsqueda, el año pasado.

Relata allí algunas experiencias que compartieron como periodistas, especialmente una de las últimas veces que lo vio: “Casi al final, me hizo su última confesión, tenía miedo de terminar asesinado, de acuerdo a ciertos informes de Montevideo.

Al llegar no me despidió golpeándome el hombro, como era habitual, me dio un abrazo largo y escondió la mirada”.

Luego hizo uso de la palabra Guillermo Chifflet, periodista de Marcha y ex legislador del Frente Amplio.

Matilde Rodríguez de Gutiérrez Ruiz hizo una oratoria tan escueta como concreta, recordó la figura de Zelmar Michelini, a quien evocó como un apasionado orador, relatando la ocasión en que Michelini golpeó la mesa que tenía delante, a modo de expresar el sentir y la convicción que contenían sus palabras, al punto que sufrió una quebradura de muñeca.

Culminó haciendo suyas las palabras del doctor Juan Andrés Ramírez, en ocasión del homenaje que el Directorio del Partido Nacional realizara a Héctor Gutiérrez Ruiz, que dijo: “Estamos acostumbrados a homenajear a las víctimas”, y agregó: “quien entrega su vida por sus ideales, no es una víctima, sino un héroe”.

Finalmente hizo uso de la palabra el doctor Felipe Michelini, legislador nacional y actual subsecretario del Ministerio de Educación y Cultura.

Realizó un extenso discurso, donde se refirió, emotivamente, tanto al padre, como al político, como al luchador social.

Definió así, la forma de homenajearlo: “…recordar la persona en su devoción por escuchar y debatir con los jóvenes, y tener presente su pensamiento y su talante, así como reclamar verdad, memoria y justicia, evocando su figura de lucha y alegría, es el mejor homenaje que podemos tributarle”.

Luego se apreció el audio de un discurso de Zelmar Michelini y se pudo ver en una pantalla una buena cantidad de fotografías con varios de sus colegas. *

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

representantes del Partido Nacional, como el senador y presidente del Directorio del Partido Nacional, Jorge Larrañaga.

La lista de oradores estuvo encabezada por Mario Benedetti, que leyó el poema que escribiera en ocasión del asesinato.

Luego tomó la palabra Omar Gandolfo, presidente de la Comisión de Homenajes, quien recordó algunas anécdotas y rescató las virtudes morales de Michelini.

En tal sentido expresó: “…ojalá que siempre surjan pensamientos y acciones como las de Zelmar, para que la construcción de un país con más igualdad, como él soñó, sea posible… Viva Zelmar, mártir de la democracia”.

El periodista y escritor César di Candia compartió con los presentes una nota publicada en el semanario Búsqueda, el año pasado.

Relata allí algunas experiencias que compartieron como periodistas, especialmente una de las últimas veces que lo vio: “Casi al final, me hizo su última confesión, tenía miedo de terminar asesinado, de acuerdo a ciertos informes de Montevideo.

Al llegar no me despidió golpeándome el hombro, como era habitual, me dio un abrazo largo y escondió la mirada”.

Luego hizo uso de la palabra Guillermo Chifflet, periodista de Marcha y ex legislador del Frente Amplio.

Matilde Rodríguez de Gutiérrez Ruiz hizo una oratoria tan escueta como concreta, recordó la figura de Zelmar Michelini, a quien evocó como un apasionado orador, relatando la ocasión en que Michelini golpeó la mesa que tenía delante, a modo de expresar el sentir y la convicción que contenían sus palabras, al punto que sufrió una quebradura de muñeca.

Culminó haciendo suyas las palabras del doctor Juan Andrés Ramírez, en ocasión del homenaje que el Directorio del Partido Nacional realizara a Héctor Gutiérrez Ruiz, que dijo: “Estamos acostumbrados a homenajear a las víctimas”, y agregó: “quien entrega su vida por sus ideales, no es una víctima, sino un héroe”.

Finalmente hizo uso de la palabra el doctor Felipe Michelini, legislador nacional y actual subsecretario del Ministerio de Educación y Cultura.

Realizó un extenso discurso, donde se refirió, emotivamente, tanto al padre, como al político, como al luchador social.

Definió así, la forma de homenajearlo: “…recordar la persona en su devoción por escuchar y debatir con los jóvenes, y tener presente su pensamiento y su talante, así como reclamar verdad, memoria y justicia, evocando su figura de lucha y alegría, es el mejor homenaje que podemos tributarle”.

Luego se apreció el audio de un discurso de Zelmar Michelini y se pudo ver en una pantalla una buena cantidad de fotografías con varios de sus colegas. *