El Profesor Michelini fue un gran amigo y parte de los cuerpos directivos de la UNESCO, un gran luchador por los Derechos Humanos y para mí, cuando de mi llegada a Montevideo, Uruguay una persona que aprendí desde luego a  apreciar y respectar inmensamente.

 

Lo considero un gran hombre y un gran amigo. Su partida temprana en estos momentos tan trágicos del Mundo nos trae la gran tarea de continuar su lucha en América Latina y en Mundo.

 

Expreso a los miembros de la Fundación y a su familia nuestro pesar por esta pérdida tan grande para todos.

 

Con Felipe en la memoria y en el corazón, acepten mis atentos saludos

cc